La Selva Amazónica, el pulmón del mundo

La Selva Amazónica, el pulmón del mundo


La Selva Amazónica, es el pulmón del mundo según la impresión de muchos. Es un conjunto selvático que se extiende por la región central y septentrional de Suramérica. Abarca varios países, desde Brasil hasta Surinam. Pasa por Venezuela en el estado Amazonas, ubicado al sur de este país y forma parte del pulmón vegetal más grande del planeta. Es una tierra virgena la que sólo puede accederse por aire y a través de sus caudalosos ríos.

Ríos y monumentos naturales del Amazonas venezolano

Amazonas es un mundo selvático de una densa flora que cubre el 70% del estado y una muy rica fauna. La habitan aún tribus de Yanomamis, Piaroas y Yekuanas, constituidas en patrimonio cultural de la región. Además, se encuentra el Río Atabapo, con tibias aguas carentes de fauna lacustre. También el Quisikiare, con sus aguas turbulentas traídas desde el Orinoco para encontrarse con el Guainia y formar el Río Negro.

Los Ríos Atures y Maipures invitan a la práctica del Kayak. También decora el paisaje selvático de esta región, el imponente cerro Autana, declarado Monumento Natural en 1978. Los cerros Piedra del Cocuy, Piedra Pintada y Piedra la Tortuga, son te puyes que conforman algunos de los monumentos naturales más imponentes del mundo y que aportan belleza y elegancia a la extensión terrestre del hermoso país del sur.

Excursiones de la selva


Selva Amazónica

Este mundo natural ha inspirado a decenas de escritores, artistas, investigadores, aventureros y demás por sus paisajes extremos. Las características de sus aguas y suelos son propicias para toda clase de actividad, sobre todo deportiva y de excursión. Los recorridos en Kayak y embarcaciones por sus múltiples ríos permiten a los viajeros apreciar la majestuosidad de las especies de plantas, aves y animales marinos, que dan color y sonidos a ese gran ecosistema.

Al llegar a Puerto Ayacucho, capital del estado, se encuentra la comunidad indígena Santo Rosario de Agua Linda. En esta comunidad se ubica un balneario llamado Pozo Azul, cuya principal atracción la conforma una roca gigante y alargada, cubierta por agua corriente al que llaman el Tobogán de la Selva. Niños y adultos disfrutan deslizarse sobre esa piedra lisa, impulsados por agua corriente proveniente del Río Orinoco que finaliza en un hermoso Jacuzzi natural. Sin dudas, el país de las mujeres bellas cuenta con paisajes imponentes y la selva amazónica, es uno de ellos. Es uno de los paisajes más maravillosos que podamos visitar, no puedes perder la oportunidad de conocerla.